¿Vandalismo o comunidad?

Zuia está sufriendo últimamente innumerables actos vandálicos que están destrozando mobiliario urbano, instalaciones públicas y propiedades privadas y, en definitiva, la convivencia y el bienestar común.

Un fin de semana tras otro, una mañana sí y otra también, Zuia amanece con señales de tráfico rotas, cristales destrozados en edificios públicos, papeleras y buzones por los suelos, puertas rotas a patadones y desperfectos continuos en las instalaciones públicas y en propiedades privadas, que también se ven afectadas por esta violencia y este gamberrismo irracional y primario.

Además, las consecuencias que estas conductas acarrean son también continuas: suciedad, botellas y vidrios rotos en cualquier calle, en el torreón de San Martín, en el cementerio de Murgia, en la iglesia de Bitoriano, Plaza Bea Murgia, alrededores del polideportivo Palatu…

¿Qué está pasando?

El ayuntamiento de Zuia y la ciudadanía muestran su preocupación por la situación que vive el municipio, especialmente los fines de semana. La vida nocturna está teniendo consecuencias nefastas en lo material, pero todavía es más profundo el daño ocasionado en la convivencia y en el bienestar de una gran mayoría de nuestra ciudadanía.

Ahora más que nunca, queremos hacer un llamamiento a toda nuestra comunidad para que, entre todos, recuperemos una sociedad respetuosa con todas las personas y cuidadosa con enseres tanto públicos como privados.